Esa sensación en la punta de la nariz, un cosquilleo que se mueve lentamente, un poquito de ardor, la respiración cambia y la temperatura de mi cuerpo en segundos me avisa que las lagrimas vienen en camino, a toda velocidad están llegando al lagrimal para inundar poco a poco mis ojos.

 

 

Así cuando alguna emoción me invade.

Desde la alegría acompañada de gratitud por algo que me provoca placer o asombro, hasta la tristeza o el miedo que vienen con incertidumbre o nostalgia.

Este año que se fue pude prestar mas atención que nunca a como el cuerpo se comunica atreves de las sensaciones, conocí el lenguaje de las emociones y pude ver la diferencia de una y otra.

 

Estar presentes nos invita a darnos cuenta de mas, mucho mas de lo que estamos viviendo.

Las señales, los mensajes, los maestros están ahí todo el tiempo, dando vueltas, buscando las mil y un maneras de hacerse presentes para que podamos mirarlos, contemplarlos, cuestionarlos, tomarlos, soltarlos o decidir integrarlos.

Alguna ves leí una frase que recordé al estar escribiendo este texto que dice:

“Cuando no pasa nada, pasa mucho”.

Me invita a creer que los días están llenos de magia, aquellos en los que creemos que no esta pasando nada basta con ampliar la mirada para darnos cuenta que todavía hay mucho por apreciar. Esos pequeños detalles que lo pueden cambiar todo, todo si decidimos verlos de manera distinta.

Somos creadores, tenemos por naturaleza la libertad de cambiarnos los lentes cuantas veces queramos, ver la gama infinita de colores que existe.

 

 

Prestar atención a esos detalles de la cotidianidad como lavarnos los dientes que podría ser un color amarillo poniéndolo como ejemplo, pero que pasaría si mañana esa acción se convierte en morado, ahora la viviremos con otro tinte, la pasta sabe mas rica, es mas suave el cepillo, el agua es mas ligera al enjuagar mi boca.

¿Con qué color quieres ver las cosas hoy?

Todos los detalles cuentan, podemos volverlos tan valiosos como queramos, tan únicos como lo permitamos, tan brillantes como elijamos.