Este fin de semana nos escapamos a la sierra de Chihuahua a las meras “Barrancas del Cobre”. Me fui con Michelle y Ana Luz un par de amigas de vida, con poco mas de 16 años de amistad. Nos dimos la vuelta a un lago hermoso “Lago Arareko” y también al famoso “Valle de los Monjes” que son esas piedras espectaculares y únicas que van a ver más abajo. Vimos el atardecer con una copa de vino tinto y nos levantamos a ver también el amanecer.

Estando ahí, justo viendo el sol salir pensaba en lo afortunada que me sentía en ese instante, recordar que es una experiencia que sucede todos los días me volo la cabeza, saber que es constante la posibilidad de gozar de ese placer si así lo decidiera, buscar un espacio donde pueda apreciarlo y sobre todo tener la disciplina de levantarme antes de que el sol.

Agradezco encontrar la capacidad de asombro dentro de la naturaleza, la Luz, los sonidos, mi cuerpo, la contemplación, la gente, los colores, la comida, la escucha.

Estos días aprendí más sobre la amistad, sobre compartir de verdad, de corazón. Recordé lo mucho que amo las platicas profundas en los viajes largos en carretera.

Reafirme que la naturaleza me hace bien, me llena, me suma, me inspira, me da vida.

Les comparto en imagenes algo de lo que vivimos estos días…

Your Narrative blog will appear here, click preview to see it live.
For any issues click here